Gafas

En abril del 2008, harto del dolor de cabeza, decidí ir a una óptica. El resultado fue un cambio de imagen. Al día siguiente escribí un mensaje a los amigos. Este es el mensaje que todos recibieron.

11 de abril del 2008

Al final tenía que ocurrir. Mas de 20 años frente a una pantalla de ordenador tiene un precio. Primero una de 2 colores, luego una de 4, luego una de 16, de 256, 65.000, un millón de colores. Rayos catódicos; TFT; cristal líquido. Tantos cambios de color y tantos cambios de tecnología no podían ser buenos. Resulta que ahora veo mal de lejos y me han puesto gafas.

Con las gafas la realidad cambia. Es como la fotografía digital comparada con la analógica, o las teles de culo con las planas. Se ve todo diferente, con otro brillo, sin profundidad. Las rayas del VHS -o del BETA- comparadas con el DVD pixelado.

Mi primera sorpresa al ponérmelas y mirarme al espejo ha sido que no me parezco a Brad Pitt. Yo estaba convencido, pero se ve que era la falta de vista. He hinchado los mofletes, he sacado los labios y he gritado “Trisstaaaannn“, pero no, no me parezco en nada.

Yo pensé que era así

bradpitt01

y que con gafas se me vería así

1x19_sawyerglasses

Pero con la nitidez de la vista no nublada, ha resultado que soy así:

austin_danger_powers_mike_myers

Otra de las cosas que he descubierto, con las gafas puestas, es que mi chandal de color azul no pega con nada. Y que la americana tejana que solo a mi me gusta es, efectivamente, fea. Las ventanas de Casanova 72 están llenas de mierda, y el techo con los dibujitos de yeso está negro y hay telarañas.

He caminado por la calle y la gente es mas fea. Creo que hasta la ciudad huele de otra manera. Debe ser que los sentidos andan estresados intentando procesar la nueva -excesiva- información que le llega a la vista. Es como cuando estamos aparcando y tenemos que parar la música. No podemos hacer esas dos cosas a la vez: aparcar y oir.

Estoy asustado. Tengo miedo de descubrir que mi percepción de la realidad estaba equivocada, y que Iñaki no tenga ese aparato sexual enorme que siempre he creído que tenía. O que Juanan sea un tio elegante, y yo andaba confundido. O que Andreas tenga barba.

De momento las uso con precaución. Ver el mundo con ojos nuevos requiere de un tiempo. Espero al menos no descubrir que soy una mujer. Me encanta ser un hombre para jugármela un día y decir “tranquilo, esto ya lo limpia mi señora“.


Al día siguiente envié el siguiente mensaje:

Actualización: Por aclamación popular (2 personas) pongo una foto que hace un rato me ha sacado Evelina. Este es mi aspecto de mirar de lejos.

dsc01260-1

Para mirar de cerca llevo el aspecto de siempre: sin camisa, sin duchar y con barba guarra.


A principios del 2015 fui al oculista, harto de nuevo de los dolores de cabeza, y me dijo que no tenía problemas de vista, solo lo normal de alguien de mi edad, y que lo que tenía que hacer era frenar un poco el ritmo de vida y sobretodo NO USAR GAFAS.

Deja un mensaje

Deja un comentario