Diario de la Cuarentena #5

Sábado 21 de marzo del 2020 – Día #8

Primavera

Y llegó la primavera. Y la vamos a vivir por dentro. En el norte nacerán las flores y se alargará la luz del día. En el sur caerán las hojas del otoño y el aire se llenará de frío.

Ahí fuera corren los jabalíes por las avenidas y en los parques lucen las plumas los pavos reales. Los monos vuelven a las ruinas de los templos, los zorros husmean las bolsas de basura en las urbanizaciones americanas.

Aquí dentro solo nos queda esperar al día en el que nos digan que ya está. Que se terminó. Que se pueden abrir las puertas. Que los aviones pueden volver a ensuciar el cielo. Que ya podemos salir a la calle.

Los niños saldrán a los parques y correrán por todas las calles con esa sensación de novedad de pueblo de verano. Los adultos llenaremos las oficinas, los autobuses, los cines, las salas de conciertos. Los abuelos se encontrarán con los nietos, los hermanos con las hermanas, los tíos con los sobrinos. Los novios con las novias, los amantes con las amantes.

Todos seremos hermosos, todos seremos reales, seremos piel, seremos olor y viento, seremos sabor y cuerpo. Seremos abrazos, seremos besos. Seremos sexo. Nos buscaremos y nos encontraremos. Pediremos el perdón que antes no supimos pedir, daremos el perdón que no supimos dar. Habremos llamado al que no hubiéramos llamado sin saber que el tiempo no era eterno. Habremos llegado al fondo de nuestra reservas de echar de menos. Ahí abajo, en ese fondo, habremos descubierto que habían caras que ya no estaban y otras que no esperábamos siguieran estando ahí.

Seremos guapos, seremos sexis, seremos tridimensionales y físicos. Seremos voz y seremos pulmones. Nos buscaremos con el hambre de la distancia y de la soledad. No querremos que la noche termine nunca, nadie querrá que cierren los bares, los patios, las playas, los parques, las terrazas, nadie querrá volver al trabajo, nadie querrá regresar a casa. Correremos desnudos junto a los jabalíes y a los pavos reales. Saltaremos en las dunas y entre los edificios como langures. Y nos oliscaremos unos a otros como zorros en celo.

Porque ahí fuera es primavera y aquí dentro lo sabemos.


Los márgenes

Todos los que trabajan sin contrato.

El enganchado a la cocaína sin que lo sepa la familia y que va a estar confinado en casa un mes.

La prostitución.

Los que duermen en la calle y necesitan del tráfico de gente para conseguir monedas, quedarse en las puertas de lo supermercados, el café y el bocadillo que alguien acaba pagando en un bar. ¿Qué sucede con la indigencia cuando todo está parado?

Todo el vicio bajo tierra que rodea a una feria profesional como la del mobile.

Las deudas de los que compraron kilos de cocaína y MDMA para los feriantes.

Los que tienen amantes sin que la pareja lo sepa.


El séptimo día

Así terminó Dios
la creación del cielo y de la tierra
y de todo cuanto existe,
y el séptimo día descansó.
Dios bendijo ese día y lo apartó,
para que todos lo adoraran.

Génesis 2

Mañana voy a descansar de la hipercomunicación. No quiero saber nada del teléfono, del ordenador, de las series, de las noticias ni de mis amigos. De mis padres y de mis hermanos sí.



2 Comentarios

·

Deja un mensaje

    • Las parejas pueden tener amantes como parte de sus pactos y que no sea un problema. La RAE solo dice, en una de sus 5 definiciones, «Persona que mantiene con otra una relación amorosa fuera del matrimonio». No tiene que ser secreto. Aunque ya tocará revisar esa definición, porque hay otras formas de «relaciones amorosas» que no son un «matrimonio»
      .

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.