Imperfecciones

Tú y yo no somos perfectos. Yo cargo con miles de errores. Tú con cientos de imperfecciones. Tú y yo somos
todo lo contrario de ser perfectos.

Al mirarnos el uno al otro buscamos como en un espejo nuestros propios defectos en el cuerpo del otro, y
encontramos nuevos errores que nunca antes habíamos conocido. Así que somos doblemente imperfectos.
Tenemos los defectos que hemos asumido y los que el otro encuentra en nosotros.

Y nos callamos. Y no decimos nada. Porque tú y yo no somos perfectos.

En nuestra cara no hay equilibrio. Si la cortamos por la mitad, copiamos cada parte, las invertimos y
ponemos cada trozo pegado a su contrario, entonces estaremos equilibrados, una oreja será exactamente
igual a la otra, exacta la forma del ojo, la sonrisa con el mismo ángulo a cada lado, y con idéntico perfil en las mejillas. La mueca será idéntica. Pero no seremos nostros.

Y estas dos nuevas caras, nos serán totalmente extrañas. No seremos nosotros, serán dos personas nuevas,
llenas de nuevas imperfecciones y nuevos errores. Y entonces seremos cuatro veces imperfectos.

Porqué tú y yo no somos perfectos. Yo cargo con miles de errores. Tú con cientos de imperfecciones. Tú y yo
somos todo lo contrario de ser perfectos. Somos cuatro veces imperfectos.

Deja un mensaje

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.